Idiomas

CONSEJOS PARA EL AHORRO DE LA CALEFACCIÓN

CONSEJOS PARA EL AHORRO DE LA CALEFACCIÓN

jueves 12 de noviembre, 2015

CONSEJOS PARA AHORRAR COMBUSTIBLE EN LAS CALEFACCIONES A punto de instalarse el frío en nuest...

CONSEJOS PARA AHORRAR COMBUSTIBLE EN LAS CALEFACCIONES

A punto de instalarse el frío en nuestros hogares nos llega la necesidad de calentar la casa. Según el Instituto de Diversificación y Ahorro Energético  (IDEA) la calefacción representa casi la mitad (un 46%) del consumo energético de los hogares españoles,  por lo que se hace vital controlar esta parte del presupuesto doméstico, para ello, lo mejor,  llevar a cabo cada consejo que podamos para ahorrar lo que consumimos en calefacción.

  1. Buen aislamiento. Si queremos que nuestra calefacción sea eficiente es imprescindible tener un buen aislamiento, con ello podemos ahorrar hasta un 25% del consumo, para no tener que reponer  energía perdida no dejemos salir el calor ni entrar al frío.  El doble acristalamiento exterior es una magnífica opción que permite reducir esta pérdida hasta en un 50% aunque supone una inversión importante si no se dispone de ella, en cambio hay otras alternativas bastantes más económicas y altamente efectivas, como la colocación de burletes, reparar las ventanas y puertas que cierren mal, tapar agujeros y rendijas con masilla etc.. pequeños problemas que se solucionan de una manera económica  y rápida. En el caso de huecos que debemos dejar abiertas por seguridad (salidas de humos y rejillas de ventilación) hay que dejar cerradas las puertas de esas habitaciones siempre que sea posible.
  2. Airear las habitaciones sin pasarse. Al contrario de lo que se piensa con 10 minutos que se ventile  es suficiente para renovar el aire de las habitaciones sin que se enfríen las paredes y el techo,  por lo que evitamos consumir más energía para calentar el aire nuevo.
  3. Dejar pasar la luz del sol. Durante las horas de sol mantener las persianas y cortinas abiertas para dejar pasar la luz y el calor, cerrándolas por la noche para reforzar el aislamiento.
  4. Controlar la temperatura, Bajar un grado el termostato supone aproximadamente un 17% de ahorro. Para mantener el confort de la vivienda entre 19 y  21 ºC es suficiente por el día, por cada grado que se sube el gasto se incrementa entre un 5 y un 7 % y por la noche con unos 15 – 17 ºC en las habitaciones es suficiente para sentirnos cómodos. Lo ideal es tener un termostato que pueda regular y programar la temperatura a las diferentes horas del día en función del uso que le demos a cada habitación.
  5.  Y por supuesto un buen mantenimiento de la caldera. Unos equipos defectuosos pueden consumir un 15% más de energía. Al menos una vez al año, preferiblemente antes de encender la calefacción, es necesario  los radiadores para sacar el aire que puedan tener que no deja circular correctamente el agua que circula por el circuito de la calefacción. No utilizar los radiadores como secadores de ropa, hay que tenerlos siempre limpios y libres de obstáculos como cortinas o mobiliario y así aprovechar el máximo calor que emiten.  Es importante también controlar la temperatura que tiene la caldera en el interior, lo ideal es consultar con el fabricante pero por norma general el IDEA recomienda que sea 70 grados, con esto  conseguimos evitar reducir pérdidas de energía y evitar excesos de temperaturas.